“La gente se queda con el señor de la bata blanca y sus tubos de ensayo”

A todos nos ha picado alguna vez el gusanillo de la ciencia. ¿Quién no pidió un microscopio a los Reyes Magos?, ¿o estaba decidido a ser veterinario en algún momento de su infancia? La  XI edición de la Semana de la Ciencia arranca un año más en Madrid para despertarnos esa hermosa curiosidad por el por qué de las cosas, tanto a los niños como a los no tan niños.

Jorge Sáinz, subdirector general de la fundación Madri+d/ Foto: Sofía Martínez.

Nuestro invitado de la semana, Jorge Sáinz es el subdirector general de la fundación Madri+d, que coordina la XI Semana de la Ciencia. Esta actividad abrirá sus puertas desde el 7 hasta 20 de noviembre con multitud de actividades en toda la Comunidad de Madrid. Para los que aún no sepan qué es la fundación Madri+d pueden descubrirlo de la mano de nuestro entrevistado en el siguiente audio: (duración: 1:04)

Qué es Madri+d, en palabras de Jorge Sáinz (mp3)

 Aunque no siempre somos conscientes del trabajo que hay detrás de las investigaciones científicas sí que disfrutamos de los últimos avances en tecnología y ciencia. La Semana de la Ciencia trata de cubrir el hueco existente entre el trabajo de los científicos y los resultados que tienen para la sociedad. A través de esta entrevista descubrimos el panorama actual de la investigación científica y qué se está cocinando en los laboratorios de los centros de investigación.

P: Los resultados de las investigaciones científicas forman parte cada vez más de nuestra vida cotidiana pero, ¿ud. cree que la sociedad conoce el trabajo que hay detrás de estas investigaciones?

R: No, la gente cree que hay un señor que se sienta en su laboratorio y dice: ¡Eureka, acabo de conseguir el final del cáncer! Pero para que haya un señor que encuentre la cura contra el cáncer se han hecho miles de pequeños descubrimientos. La gente se queda con el señor de la bata blanca con sus tubos de ensayo y su matraz.

P: ¿Es difícil hoy en día emprender un proyecto de investigación?

R: Yo creo que no, no es tan difícil… es mucho más fácil que hace 20 años. Estamos en crisis, pero  nuestro presupuesto para el año que viene se ha incrementado un 6’4%. Aun así, hay centros de investigación que lo están pasando mal y es una época complicada [el presupuesto en I+D para el 2011 continúa congelado], no es el mejor momento para nada.

P: ¿Entonces, la ciencia no es la gran víctima de los recortes?

R: En una situación como la actual nada es maravilloso. En la Comunidad de Madrid se está haciendo un esfuerzo para que la ciencia no se vea muy afectada. [En éste documento (PDF) la Confederación de sociedades científicas de España ha elaborado un documento en el que se analiza el gasto en I+D de este año. Al ser tan extenso, se recomienda ir directamente a las páginas 3 y 4 en las que se resume este análisis].

P: ¿Qué es lo que más se valora a la hora de apoyar económicamente un proyecto de Investigación?

R: Los criterios son múltiples; fundamentalmente, la excelencia científica y la excelencia en transferencia [utilidad a la sociedad].

P: ¿Se ha gastado mucho dinero en vano?

R: No en vano, pero no de la forma más eficiente posible. Con la ciencia lo que hay que hacer es evaluarla y ver que existen resultados porque si no, ¿para qué vas financiar nada?

P: Hablaba ud. antes de que habían aumentado los presupuestos para I+D en la Comunidad de Madrid…

R: Sí, han aumentado. Mi presupuesto [el de la Subdirección General de Investigación] ha aumentado un 6,4% para el año que viene.

P: ¿Es suficiente?

R: Nunca es suficiente. En ciencia te puedes gastar infinito y nunca será suficiente.

P: Pero habrá un límite…

R: Depende de qué entiendes por límite, si por límite entiendes que la fusión nuclear en vez de alcanzarse en 15 años se alcance en 10, o en 5… No sé si me explico, el problema de la ciencia es que en cierto sentido puede ser un agujero negro.

P: En cuestión de eficiencia, muchas veces los avances en la tecnología o en la ciencia se producen a una velocidad mucho mayor de la que realmente sale al mercado, a cuenta gotas… 

El grafeno es un material descubierto hace unos años por Andre Geim y Konstantin Novoselo/ Imagen cedida por Cajón de sastre, Observatorio Tecnológico.

R: Mira, te voy a dar un ejemplo: hace dos años le dieron el premio Nobel a unos hermanos rusos que habían descubierto un material nuevo que se denomina “grafeno”. Se hablaba de que el grafeno puede sustituir a los móviles en las pantallas táctiles o ayudar a que los procesadores vayan más rápido porque tiene unas propiedades bioquímicas que lo van a permitir. La situación actual es que, de momento, no hay nada que se haya hecho con grafeno. Desde que estos señores descubrieron el grafeno hasta que veamos las primeras aplicaciones a nivel comercial van a pasar unas décadas. Eso no significa que el grafeno no sea un gran invento, probablemente comparable a los microchips, pero entre un paso y otro hay mucho tiempo.

[En éste vídeo (duración: 1:36) elaborado por 20 minutos.tv se explica de manera muy gráfica las inmensas posibilidades de este nuevo material]

P: ¿La ciencia está condicionada por el mercado?

R: Hombre… lo que siempre hay es una demanda de ciencia por parte de la sociedad, es por eso por lo que está condicionada la ciencia, más que por el mercado.

P: Pero no siempre las empresas sacan al mercado los productos que resultan de la investigación científica…

R: Hay cosas que no tienen sentido que se comercialicen porque son muy caras de producir o porque la gente está acostumbrada a otro tipo de cosas. Por ejemplo, el teclado de las máquinas de escribir se sabe que no es el más eficiente. Hay teclados que te permiten aumentar tu velocidad de escribir en torno a un 20% por cómo están situadas las teclas. ¿Qué sucede? que como todo el mundo está acostumbrado a utilizar este teclado no se cambia. Es decir, que a lo mejor hay productos que son la caña, que son buenísimos, pero que no se comercializan porque no tienen éxito. Hay cosas que son buenas pero que no tienen éxito.

P: ¿Es mayor la financiación pública o la privada a la hora de apoyar iniciativas de investigación?

R: En España y en la Europa continental, pública. Yo creo que ése es uno de los grandes problemas.

P: ¿Por qué un problema?

R: Porque las empresas no están suficientemente concienciadas de que tienen que invertir. En España no hay una relación fuerte entre empresa y universidad, como, por ejemplo, sí la hay en Alemania o en EEUU. Algunas empresas sí que trabajan con las universidades, pero la mayoría no.

P: ¿Y eso por qué no lo hacen?

R: No lo hacen porque no tienen tradición de hacerlo. Es un problema que se está solucionando, pero aún así va a llevar tiempo. Hace unos años ibas a una universidad y proponías que se estableciera un intercambio de conocimientos entre universidad y empresa y se te echaban encima, porque decían que la ciencia era un bien público y no debía caer en manos privadas. En el modelo americano existe una permeabilidad empresa-universidad que no existe en Europa.

P: ¿Y es ese modelo mejor que el europeo [ing.]?

R: Es distinto. Que una investigación la financie una empresa no es nada malo, tiene unos frutos en la sociedad. Hay que tener en cuenta que la investigación la paga la sociedad, y la sociedad debe recibir un retorno de ello. Sobre todo, si queremos una sociedad de bienestar necesitamos ser tecnológicamente competitivos.

P: ¿Por qué muchos de los científicos salen de España para trabajar en proyectos extranjeros?

R: Cada vez hay menos, y no sólo pasa en España. A día de hoy donde más pagan, donde más medios vas a tener es en EEUU. Entonces, si eres el mejor y vas a tener la posibilidad de conducir un Ferrrari en vez de conducir un coche más pequeño… yo lo entiendo. Hace poco estuve hablando con un chaval que se había doctorado en la Facultad de Aeronáuticos en la Politécnica y ahora estaba en Standford. Yo le pregunté: ¿Vas a volver en algún momento a España? y él me contestó: “Mira, ahora mismo estoy diseñando aviones hipersónicos. En Europa nadie diseña aviones hipersónicos, así que dudo que vuelva a España”.

P: ¿Cuáles son los principales retos de la investigación científica española?

R: Que la ciencia que hagamos sea cada vez de mayor calidad y que consigamos transferir esa ciencia. No me refiero a mayor productividad, somos el 9º país del mundo en cuestión de producción científica, sino a mayor calidad.

En este enlace pueden consultar la guía de actividades que ofrece la IX Semana de la Ciencia en la Comunidad de Madrid están página de Madri+d. Les dejamos con las palabras de Jorge Sáinz (duración 1:05), sobre cómo surgió esta actividad. ¡Hasta la próxima semana!

¿Cómo surgió la Semana de la Ciencia?, por Jorge Sáinz (mp3)

Sofía Martínez

Anuncios

2 pensamientos en ““La gente se queda con el señor de la bata blanca y sus tubos de ensayo”

  1. Pingback: Esta semana en Mosaico Digital | Mosaico Digital

  2. Pingback: Sácale la lengua a la SGAE y, ¡autoprodúcete! | Invitados de la semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s