Activistas antinucleares retrasan cuatro días el avance de un tren con basura radiactiva

Alrededor de 2500 personas hicieron una sentada en la localidad de Harlingen, al norte de Alemania. El cierre de las centrales nucleares es una reivindicación histórica para el colectivo verde y asociaciones como Greenpeace./ Foto: REUTERS.

Desde la tarde del pasado viernes el colectivo alemán antinuclear ha hecho todo lo posible para parar un tren con 2.500 toneladas de residuos radioactivos. Durante los cuatro días de su recorrido el polémico tren castor ha provocado duros enfrentamientos entre la policía y los activistas. En Alemania se reabre el debate sobre si el “apagón” nuclear previsto para el 2020 llegará a materializarse.

Los once contenedores del convoy tipo castor– apodado así por el acrónimo inglés de Contenedor de Almacenamiento y Transporte Radioactivo- ha tardado 109 horas en atravesar al norte de Alemania. Cerca de 3.000 activistas antinucleares se tumbaron en las vías del tren y tuvieron que ser apartados en volandas uno a uno por el gigantesco dispositivo policial que protege el recorrido del convoy. Los enfrentamientos entre los agentes de seguridad y los manifestantes han sido constantes y han provocado medio centenar de heridos.

Aún así, en la madrugada del lunes el tren castor consiguió terminar el recorrido [enlace a Youtube; duración: 0:37] que tenía previsto hacer sobre raíles, desde la localidad francesa de La Hague (de la que partió el viernes) hasta la estación alemana de Dannenberg . Ahora los contenedores cargados de uranio se transportarán por carretera en camiones especiales hasta su destino final, el cementerio nuclear de Gorleben. Los activistas continuarán con las sentadas en este último tramo del trayecto, el más corto del recorrido, pero que se prevé que durará unas doce horas.

El dispositivo policial formado por unos 20.000 agentes que protegen el convoy ha librado una verdadera batalla contra los ecologistas, en su mayoría pertenecientes al colectivo verde y a asociaciones como Greenpeace, que organizaron sentadas en las vías a lo largo del recorrido. Los enfrentamientos más violentos entre ambos se produjeron en las localidades de Hitzacker, Harlingen y Vastorf, a unos escasos km de la estación de Dannenberg, y en los bosques colindantes a las vías del ferrocarril tal y como puede apreciarse en el siguiente vídeo [ing.]: (duración: 1:42).

Los activistas lanzaron a los agentes cócteles molotov, piedras y bengalas. Alrededor de 20 agentes y 50 manifestantes han resultado heridos. La policía contuvo las protestas con gases lacrimógenos, pelotas de goma y cañones de agua. Concretamente en Hitzacker, cuatro campesinos (tres hombres y una mujer) se encadenaron la mañana del domingo a las vías del tren mediante una pirámide de hormigón [enlace a Youtube; duración: 1:02] de un metro de alto. La policía ha tardado varias horas en liberarlos. Las sentadas de activistas en las mismas vías también se han sucedido durante las últimas jornadas, en las que se coreaban canciones y mensajes antinucleares.

El número de activistas concentrados para frenar el avance del convoy con residuos radiactivos supera a la cifra récord del pasado año: 3.000 manifestantes según fuentes oficiales. Cada año, este trayecto desde La Hague hasta el cementerio nuclear de Gorleben se sucede, pero ahora es la primera vez que se produce tras la catástrofe de Fukushima y el proyecto político antinuclear aprobado en el parlamento alemán el pasado verano.

Precisamente fue el terremoto de Fukushima lo que hizo saltar las alarmas entre los planes nucleares de los gobiernos, entre ellos el alemán, e hizo que se aprobara en  junio una transformación del modelo energético nacional, el llamado apagón nuclear. En él se prometía desconectar para el 2020 los 17 reactores nucleares que tiene Alemania. Los verdes, principales reivindicadores de la política antinuclear, apoyaron a la canciller Merkel en ese proyecto, pero al ver que siguen llegando contenedores con basura radiactiva desde Francia se cuestionan la validez de este plan.

En esta imagen se aprecia el nivel de radioactividad de uno de los contenedores del tren castor./ Foto: Greenpeace.

Estos 17 contenedores que forman el tren castor contienen una carga especialmente peligrosa por sus altísimos niveles de radioactividad [alem. enlace a youtube en el que se muestran con rayos x el nivel de radioactividad del cargamento; duración: 1:08]. El  convoy contiene restos de combustible nuclear usado de las centrales nucleares de La Hague y de la localidad de Sellafield (Reino Unido). Será en el cementerio nuclear de Gorleben donde serán procesados, y donde esperan a ser transportados a un cementerio nuclear definitivo.

Desde 1995 el traspaso de estos residuos nucleares se viene llevando a cabo (éste castor es el duodécimo tren que hace el recorrido) y cada año suma más detractores de colectivos ecologistas. Este año los enfrentamientos comenzaron el jueves, antes de que el tren saliera siquiera de la central francesa el viernes. En el 2010 fue foco de los medios de comunicación por la tensión entre policía y activistas, y este año han llenado la primera plana [alem.] de todos los medios alemanes.

Resulta especialmente polémico también por ser el último tren que traslada residuos altamente tóxicos desde La Hague, puesto que en 2005 el Bundestag prohibió que el combustible usado volviese a plantas de repocesamiento como la de Gorleben. El tráfico de residuos nucleares en trenes castores entre las centrales nucleares es constante, y se prevé que siga hasta así hasta el año 2017.

El recorrido del tren castor

RECORRIDO EN TREN: El “castor” comenzó su recorrido en la localidad francesa de La Hague (A) hasta llegar a la estación de Dannenberg (B). Es en el último tramo (B-C) cercano a la ciudad de Hamburgo donde se han concentrado el grueso de las protestas/ Infografía: Sofía Martínez.

RECORRIDO EN CAMIONES ESPECIALES: Desde Dannenberg (A), el recorrido en carretera hasta el cementerio nuclear de Gorleben (B) es muy corto. Aun así, se prevé que las concentraciones de los activistas provoquen más retrasos/ Infografía: Sofía Martínez.

Sofía Martínez

Anuncios

Un pensamiento en “Activistas antinucleares retrasan cuatro días el avance de un tren con basura radiactiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s