Diario de un becario en un periódico local-Día 51: El triste día en que detuvieron a nuestro reportero gráfico

Hoy ha habido conmoción en la redacción del Diario de Pontevedra. No era para menos, porque hoy la Policía ha detenido a un compañero fotógrafo que había ido a cubrir la llegada de los olímpicos gallegos al aeropuerto de Vigo. Al parecer ha ocurrido lo de siempre. Mucha gente, aglomeraciones, un policía con un mal día y ale. Se acabó: esposado y al furgón.

Pero lo terrible es que todo esto ha ocurrido sin motivo aparente y sin ningún tipo de respeto hacia nuestro compañero que, todo hay que decirlo, se caracteriza por ser una persona bastante afable. Le han reducido entre cuatro policías y le han puesto boca abajo contra el suelo. Le han pisado la cara poco menos, le han esposado y lo han metido en el furgón de policía. Han tenido que pasar cuatro horas, como poco, hasta que ha podido salir de la comisaría.

Por si no fuera suficiente, le han roto el objetivo, que cuesta una pasta. Al ser un reportero gráfico su equipo es su medio de trabajo, así que no sé cómo se las va a apañar para poder tirar lo que le queda de contrato.

En fin, no sé qué decir. Es un escándalo. Son las situaciones que ves en las noticias o por algún vídeo que te pasan… pero vivirlo de primera mano es terrible, porque te están hablando de un compañero con el que estuviste el otro día cubriendo una historia o tomándote con él una cerveza.

Los redactores del periódico se han volcado en twitter y espero que los redactores jefe lo manden a primera página, porque no es para menos. En general, este tipo de situaciones suelen llevar a la indignación de los periodistas, y es así como debería de ser. A mí sin embargo me entra un sudorcillo que me recorre la espalda y una sensación a la que podría calificar de tristeza. No me sale demonizar a los cuerpos de seguridad de Estado, creo que el debate es otro. No hace falta acabar la carrera o llevar años de experiencia en medios para darse cuenta que este no es un trabajo fácil, que hay que lidiar con situaciones muy chungas y que estamos para contar la verdad.

Así que desde aquí solo me queda darle ánimos a mi compañero Rafa Estévez y contribuir a que no decaiga el ánimo en la profesión. Somos luchadores de pura cepa, por eso lo demostramos cada día haciendo nuestro trabajo. Aunque por ello tengamos que llevarnos una torta de más. Que se jodan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s