Diario de un becario en un periódico local- Mi último día

Me gusta Pontevedra por muchas razones, pero una de ellas es que a un ingenioso ser humano se le ocurrió la genial idea de calificarla como lo que es: una “vila boa”, que en gallego viene a significar algo así como “ciudad bonita”. Bonita porque la gente canturrea cuando habla, porque se queda con tu cara y te saluda por la calle después de hablar solo un día contigo. Bonita porque aunque se pase la mayor del parte encapotada bajo las nubes tiene un sol gigantesco el los ojos de las personas que conoces.

He vivido en muchos sitios, pero pocas veces he tenido esa sensación de apego tan grande como la que tengo aquí. Un buen becario debería mirar con mucho ojo el periódico local en el que se mete, porque todo su trabajo va a girar en torno al sitio en el que esté. Como ya publiqué en los primeros posts, aquí todo lo que escribes va encaminado a ‘lo que interesa a los pontevedreses’. Y he de decir que, aunque no me guste nada que le demos tanto bombo al tema de los toros, esta ciudad tiene unos intereses inimaginables para lo pequeñita que es.

Puede que ahora mismo me haya entrado un alarde de inspiración y solo me salen cosas lindas que decirle a esta vila, pero me he pasado muchas tardes resoplando mientras miraba al cielo y pensaba: “con el calorcito que hace en Madrid…”. Pero tengo aquí un mensaje para todos lo madrileños: salid de vuestra burbuja castiza, ahí afuera hay un mundo por desconocer que os va a desbordar, mucho más que vuestra propia ciudad.

Ayer se despidieron mis compañeros de la redacción dándome abrazos y besos, aplaudiéndome y diciéndome que volviera el verano que viene. Y joder, no puedo evitar sentirme tremendamente afortunada por ello. Han sido solo dos meses, pero tan bonitos y tan intensos…. que no sé cómo expresar esa tremenda sensación de gratitud que revolotea por mi cerebro mientras escribo esto.

Ahora hago un alto mientras preparo mi maleta, quizá porque no me quiero ir, o quizá porque ya echo de menos llegar a la redacción y ponerme a escribir. Por ahora, este blog es lo único que tengo para seguir poniendo en práctica el trabajo más bonito del mundo. Y pienso seguir haciéndolo, ya sea en Pontevedra o en cualquier otro sitio. Solo puedo decir que haber tratado con gente tan extraordinaria como la del Diario de Pontevedra me ha hecho darme cuenta de que nuestra profesión tiene sentido, porque todos los pontevedreses andan con un Diario bajo el brazo, o leyéndolo en los cafés.

Hasta siempre Boa Vila. Hoy luce el sol y, sonrójate si quieres, pero estás más boa que nunca.

Anuncios

3 pensamientos en “Diario de un becario en un periódico local- Mi último día

  1. Gracias por tus bonitas palabras. Pontevedra. Que seas muy feliz en tu nueva andadura por los mundos adelante. Bicos desde esta boa vila.

  2. Cuando te tratan con cariño es lo que tiene, que aunque llueva o truene te sientes agusto, te adaptas y ya no importa tanto si sale el sol… porque tienes el calor de la gente, que es lo más reconfortante del mundo, estés donde estés. Tendrás suerte allá donde vayas porque tú generas ese calor 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s